10 ene. 2012

Enero 2012

Buenos Aires se derrite por el calor. Se derrite el asfalto, los edificios y también las personas, y éstas incluso más rápido. La consistencia y densidad de la carne son sin duda más frágiles que las del concentrado concreto. Los cuerpos se deshacen, dejan una estela apenas visible tras de sí. Y de repente sucede que llueve. Y será que uno lo deseó tanto que llueve con fuerza, y toda la ciudad se inunda con agua de lluvia.

A veces me siento arder como la lava de un volcán, otras me muevo rápido como si fuera un río. En ambos casos me voy por la alcantarilla y lo celebro, siempre viene bien un cambio. Además puedo viajar bajotierra sin pagar los $ 2,50 que ahora cuesta el subte y sin necesidad de saltar los molinetes en señal de protesta.

Una vez abajo, me pierdo, me confundo en los desvíos de los circuitos subterráneos. Pero a la mugre y fealdad que me rodea le gana el vértigo de la aventura. Todo eso lo disfruto pero también me asusta. Restos de mi cuerpo desmonto aquí y allá, y poco a poco me deshago en la inmensidad, y ya no viajo porque estoy acá y allá, como el lenguado soñador de Watanabe:

El miedo circulará siempre en mi cuerpo

como otra sangre. Mi cuerpo no es mucho. Soy

una palada de órganos enterrados en la arena

y los bordes imperceptibles de mi carne

no están muy lejos.

A veces sueño que me expando

y ondulo como una llanura,

sereno y sin miedo, y más grande

que los más grandes. Yo soy entonces

toda la arena, todo el vasto fondo marino.




No hay comentarios:

Publicar un comentario